• facebook-ico
  • twitter-ico
  • googleplus-ico
  • linkedin-ico
  • youtube-ico
  • instagram-ico
  • pinterest-ico
944 451 576

Producción de frío en las instalaciones de aire acondicionado. Métodos

Gracias al aire acondicionado el ser humano puede desarrollar determinadas actividades en recintos cerrados en determinados momentos del año. El aire acondicionado crea un clima artificial en oficina, talleres, edificios, centros comerciales…independientemente de cómo sea su tamaño, pero ¿hemos pensado alguna vez en cómo se genera este aire frío?
La refrigeración era un arte que chinos, griegos y romanos, ya consiguieron utilizando medios naturales como la nieve o el hielo. Afortunadamente, hoy en día disponemos de otros medios que nos ayudan a mantener nuestra casa o empresa a esa temperatura ideal. En los últimos 2 siglos la refrigeración ha mejorado y aumentado la calidad de vida del ser humano.
Los métodos que se emplean en la producción de frío en las instalaciones de aire acondicionados se dividen de tres formas:
El cambio del estado de una materia, de líquido a vapor y de vapor a líquido, nos lleva citar el ciclo de compresión del vapor. Un compresor mecánico es el encargado de elevar la presión de un fluido gaseoso que hará las labores de refrigerante que al pasar al condensador se enfriará y convertirá en líquido. Este líquido pasa por otro mecanismo que lo hacen viajar a gran velocidad y lo enfrían, para que hacerlo llegar al evaporador. Llegado a este punto, el líquido refrigerante se evapora. El vapor que genera este evaporador vuelve a comenzar con el ciclo cuando el compresor lo succiona de nuevo.
Otro de los métodos se denomina refrigeración evaporativa. En este caso trabajamos con masas de aire caliente. El aire no saturado se enfría debido a su exposición al agua fría y las condiciones de aislamiento térmico. El calor sensible se convierte en latente. El aire se satura y la temperatura del aire y el agua se igualan.
Por último, el ciclo de absorción¸ mezcla dos fluidos, uno de ellos refrigerante y otro tipo de fluido que actúa como medio de absorción. Se utilizan mezclas de agua, amoniaco y bromuro de litio. Funciona a través del calor, no emite vibraciones y su mantenimiento es más barato.


​​​​​​​