• facebook-ico
  • twitter-ico
  • googleplus-ico
  • linkedin-ico
  • youtube-ico
  • instagram-ico
  • pinterest-ico
944 451 576


​​​​​​​


Explosión de calderas: Causas (II)

Cuidar el control de presión de las calderas es una de las calves para evitar una explosión.  Hay que inspeccionar periódicamente el prepostato. Este aparato es el encargado de apagar el quemador cuando la presión llega al límite ajustado. Pero si este no recibe inspecciones periódicas, su misma cápsula de mercurio puede dejar permanentemente cerrados los contactos por envejecimiento del mercurio, por humedad o por puenteo de los cables eléctricos, quedando por consiguiente la caldera sin protección , salvo la válvula de seguridad si está en buenas condiciones.


Las válvulas de seguridad son el último mecanismo de protección que se activa, cuando todos los demás fallan. Si esta no responde porque sus partes internas se quedan pegadas, por el sarro o las incrustaciones, el exceso de presión hará explotar la caldera. Mantener las válvulas de seguridad funcionando adecuadamente es otra de las claves para evitar que la caldera explote. Gran parte de las explosiones son ocasionadas por falta de protección contra un exceso de presión, y esto sucede cuando queda puenteado el control de presión y nunca para la caldera y cuando le llega el momento de actuar a la válvula de seguridad, esta no responde porque se encuentran pegadas todas sus partes internas.