• facebook-ico
  • twitter-ico
  • googleplus-ico
  • linkedin-ico
  • youtube-ico
  • instagram-ico
  • pinterest-ico
944 451 576


​​​​​​​


El Costo del ACS y la calefacción (I)

La mayoría de las instalaciones disponen de contadores individuales para el servicio de ACS, lo que facilita la determinación del consumo de cada vivienda. Sin embargo, las pérdidas de calor que se producen en el bucle de recirculación son continuas a lo largo del día e independientes del consumo de ACS. Por ello, proporcionalmente tienen más importancia cuando los consumos de ACS son menores, y resultan muy altos en aquellos casos en que las tuberías de distribución y recirculación carecen de aislamiento térmico. Estas pérdidas de calor se transforman en un mayor gasto de combustible, por lo que el costo fijo destinado a este servicio se puede considerar entre un 40% y un 50% del coste total de combustible para la producción de ACS. El costo fijo de ACS puede repartirse proporcionalmente al número de viviendas, ya que las pérdidas en la distribución son independientes del tamaño de los pisos. 

El reparto de los costos de calefacción en forma proporcional al consumo de cada usuario, sólo se puede realizar si se dispone de algún sistema para el control del consumo. Entre los diversos sistemas existentes en el mercado, el más preciso es el contador de energía, cuya instalación es obligatoria desde la entrada en vigor del RITE de 1998. En el caso de la calefacción, las pérdidas debidas a distribución tienen menos importancia relativa que en el del ACS, ya que la proporción de tuberías generales frente a las tuberías interiores de las viviendas y radiadores es pequeña.